Cómo empezamos a vivir online, sojuzgados por la tecnología y los poderosos. Una historia del futuro

¿Nos vemos en Pink-a-Gram?

Pink-a-Gram te compensará en criptomonedas por usar su red social

Pinkagram.com recaudó $120 millones en 2019 prometiendo construir una plataforma descentralizada basada en blockchain. Ahora han conseguido $470 millones para pagarte en bitcoins, u otras criptomonedas, y seguir fomentando la publicación de contenido de calidad.

H.J. Barber, Unwired · 2021

Continúa el chat entre AKA, Anna y Enri

Mientras los adultos están a lo suyo en la cocina, Anna y Enri continúan hablando en el Koo con AKA.

—¿Has recibido una invitación de Paul para entrar en Pink-a-Gram? —pregunta Anna con curiosidad—. Le perdimos la pista hace mil años, cuando se mudaron a Portland…

—Sí, me llegó ayer mismo. Aunque ya sabía algo, se ha estado comentado en los grupos en la Dark. Pero ya os cuento… de eso y otra cosa.

—¿Ya estás con tus misterios? —se queja Anna.

—No. Por aquí no.

Anna y Enri, intercambian una mirada interrogativa, cómplice, de esas que dicen cosas de AKA que ambos ya saben.

—¿Qué hacemos luego? —pregunta Anna—. ¿Vamos a la heladería?

—Vale ¿A la hora de siempre? Espero haber vuelto ya del centro comercial.

—Sí, después de comer está bien. A Anna y a mí nos va bien.

Anna lo mira un tanto molesta, ¿por qué decide por ella? Desde el otro lado, AKA divertido, se da cuenta del gesto de la chica y de la situación.

—Muy bien parejita. Nos vemos luego. Además os quiero hablar de un tema de Sam. Está en un lío. Hasta luego.

—¿Qué le pasa?

Enri se queda con la palabra en la boca. AKA ha cortado la comunicación y en la pantalla solo queda el logo de Kookumbar.

—Lo ha vuelto a hacer. Dejarnos tirados.

—No es el único que lo ha vuelto a hacer. A la próxima pregúntame antes de quedar —le reprende Anna—. Igual me venía mejor otra hora.

No sabe qué decir en estos casos, así que se calla. Anna vuelve a hablar.

—¿Tú sabes algo de lo de Sam?

—Ni idea Anna. Hablé ayer con él, estaba bien. ¿Le preguntamos?

—A ver qué nos cuenta AKA, no vaya a ser alguna paranoia de las suyas.

—Seguro que no es nada —dice Enri, quitándole importancia.

—¿Damos un vistazo a lo de Pink-a-Gram? A ver de qué va.

—Vale. Voy a buscar la invitación de AKA.

Se conectan y crean una cuenta. Invitan a algunos amigos, también a Daryl. Curiosean hasta la hora de comer. No está mal. Todas las cosas están donde se espera, es fácil de usar. Con el mismo tipo de publicaciones que en cualquier otra red, pero con algo diferente, está todo como más pulido. Hay un detalle que sí  les resulta curioso. Si crean contenidos de calidad recibirán una compensación en criptomonedas. Preguntarán a AKA de qué va todo eso.

Continuará…

Si quieres empezar desde el principio, aquí tienes el primer capítulo. Y luego dale a Siguiente.

©HomoInternauta.com 2020. Todos los derechos reservados.

Compartir

Anterior

¿Cambiamos el mundo?

Siguiente

¡Triple de Sam!

1 comentario

  1. LUISA JIMENEZ

    Me encanta pensar que las grandes cosas empiezan así, tan sencillamente como intercambiar ideas entre amigos, pasarse información sobre cualquier cosa.
    Lo último que pones, gratificar a las personas que hagan aportaciones relevantes, me parece una genialidad.
    No sólo porque incentiva la participación sino porque es una poderosa retroalimentación social. Mucho mejor que levantar la mano en una asamblea, decir lo que sea, y ver cómo cae en saco roto o alguien se la apropia y la presenta como original.
    Tiene además la virtud de que crecerá según su utilidad y es fácilmente rastrearle hasta su origen y las aportaciones que otros vayan haciendo para pulirlas y extenderlas.
    Una continuidad del mercado que es de momento el sistema más justo que conozco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2020 - Josie Udoccu · Quién  & Tema de Anders Norén