Cómo empezamos a vivir online, sojuzgados por la tecnología y los poderosos. Una historia del futuro

Un hacker que hace cosas de hacker

Rosie Cert: ¿Por qué sigue Pink-a-Gram en Australia? ¿No le preocupa estar lejos de dónde se mueve todo, del dinero?

Mike Sanders: Aquí empezamos y Sydney es el mejor lugar para trabajar, para nuestro proyecto. Silicon Valley es fantástico, pero está sobrevalorado. ¿Lejos de los inversores? No creo, acabamos de conseguir 400 millones. No está mal para unos sencillos aussies ¿no te parece?

R.Cert, Unwired · 2023

Casa de los Lee

AKA conecta un pendrive y tarda un minuto en acceder al ordenador de su padre. Las contraseñas que utiliza son suficientemente largas, pero previsibles. Usa datos conocidos y luego algo aleatorio, fáciles de romper con el diccionario que va ampliando. Pan comido. Se lo comentaría, papá que tus contraseñas las adivina un crío de ocho años, pero claro tendría que explicarle también unas cuantas cosas. Sonríe.

Una vez dentro, solo tiene que abrir una sesión anónima en el navegador y logearse en el sistema del instituto. Lograr el nivel de acceso apropiado es algo más costoso, pero tampoco es un problema. Lo ha hecho decenas de veces, es la misma estructura de permisos, previsible, que se encuentra en los sistemas de las instituciones públicas. 

Accede rápidamente para identificar los ids de los diferentes registros. Encuentra el examen de su amigo y elige la pregunta que puede cambiar. Afortunadamente la prueba era de tipo test y no de desarrollo. Eso hubiera complicado bastante las cosas. 

Editar el escaneo del examen le da algo más de trabajo, aunque adora que sean tan descuidados, un simple checksum de la imagen le hubiera dificultado mucho la tarea. Extrae los metadatos, edita la imagen y realiza las últimas manipulaciones.

El bueno de Sam no sabe la suerte que ha tenido. En esta asignatura fue un sustituto el encargado de hacer y corregir los exámenes. El titular ya ha vuelto y en el hipotético caso de que se hiciera alguna comprobación, no se va a plantear que haya nada raro, total es un aprobado justo. 

Hace todos los cambios en la base de datos directamente, para que haya menos posibilidades de dejar cabos sueltos en un sistema con este nivel de seguridad. Es de primero, Hacking 101. Sonríe ante la ocurrencia.

AKA está nervioso. Normalmente se limita a meter las narices donde quiere. Entra, mira y sale. Alguna vez se ha llevado algo, pero solo otra vez se arriesgó a cambiar algún dato, es peligroso. La ocasión lo vale, son las notas de un amigo, de Sam. Esto puede cambiar su vida para bien o para mal. Le viene a la cabeza aquella vieja película, Regreso al futuro, en la que el protagonista viaja al pasado y la lía de tal manera que casi no nace. Tiene una incómoda sensación, espera que no tenga consecuencias, para ninguno de los dos.

Se centra en lo que está haciendo. No puede meter la pata. Modifica los registros correspondientes directamente y borra de los logs cualquier rastro de su actividad. Cuando salga del sistema no quedará ninguna evidencia ni en el servidor del colegio, ni en el ordenador de su padre. En el suyo todavía menos, cuando cierre la sesión y formatee el pendrive no quedará ninguna huella de lo que ha hecho.

Acaba de salvar a Sam de un buen problema. Solo espera que sirva para algo y que el susto de verse tan cerca del suspenso le sirva para esforzarse más. Lo que acaba de hacer no le supone ningún problema, ni técnico, ni moral y aunque no tendría problemas en repetirlo, preferiría que no volviera a pasar.

Continuará…

Si quieres empezar desde el principio, aquí tienes el primer capítulo. Y luego dale a Siguiente.

©HomoInternauta.com 2020. Todos los derechos reservados.

Compartir

Anterior

Coca Cola Zero

Siguiente

Año Nuevo Chino

3 comentarios

  1. Lola

    Me he quedado enganchada a la novela.

  2. Lola

    Me gusta mucho, me he enganchado a Ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2020 - Josie Udoccu · Quién  & Tema de Anders Norén