Cómo empezamos a vivir online, sojuzgados por la tecnología y los poderosos. Una historia del futuro

¿Qué opinas del Presidente?

Melinda y yo crecimos aprendiendo que la Segunda Guerra Mundial fue el momento más decisivo de la generación de nuestros padres. De manera similar, la pandemia COVID-19, la primera pandemia moderna, definirá nuestra era. Nadie que haya vivido la pandemia lo olvidará jamás. Y es imposible exagerar el dolor que la gente está sintiendo ahora y que seguirá sintiendo en los años venideros.

Bill Gates

Oficina del Concejal Charles Kennedy
Ayuntamiento de Springfield

Charles Kennedy, Concejal de Urbanismo y Obras Públicas del Ayuntamiento de Springfield, habla con su asistente Nick Lee en su despacho. Mientras tanto, Oscar White y un ayudante terminan de preparar el set improvisado, van a grabar una entrevista para su periódico, The Springfield Register.

—Si sacan lo del presupuesto no entres el trapo, no es cosa tuya, es decisión del alcalde.

—Tranquilo. Me preocupa más lo del coronavirus y las medidas que hemos tomado.

—Evade responsabilidad, niega tu participación, no es tu departamento. Aprovecha el descontento, dirige tus respuestas a los espectadores… Ya sabes cómo va.

Oscar avisa a los dos hombres, están listos para empezar, todos ocupan su lugar. El periodista se dirige a la cámara.

—Esto es una prueba. Empezamos la entrevista a Charles Kennedy. Un, dos, tres, probando…

Su colaborador le hace un gesto afirmativo.

—Buenos días, Concejal Kennedy.

—Buenos días Sr. White.

—Voy a centrar la entrevista en aquellos asuntos que nos han solicitado nuestros lectores.

—Me parece muy bien, que los ciudadanos tengan voz —responde solícito.

—Usted ha indicado en repetidas ocasiones que se han tomado decisiones equivocadas en la gestión de la crisis y en las medidas posteriores. ¿Qué se ha hecho mal?

La primera a la yugular, piensa Nick sentado al otro lado de la habitación que observa la entrevista por el monitor.

—Ciertamente. Se reaccionó tarde y mal, complicando la vida a todo el mundo. La pandemia es seria, pero si se hubiera manejado bien el número de muertos habría sido mucho menor. Y sobre todo no hubiéramos destrozado la economía.

—¿Qué hubiera hecho usted?

—Reaccionar más rápido. Aprovechar los enormes recursos de los Estados Unidos, la creatividad y capacidad de sus gentes y empresas para dar soluciones a los retos que iban apareciendo.

—Pero visto en retrospectiva aún es menos concreto que lo que nos decían en aquel momento.

—En absoluto, permítame explicarme. Por supuesto dar lecciones de gestión a posteriori, a tres años de la crisis sería poco honesto, yo no juego así. Lo que digo es que en una crisis de características desconocidas lo que hay que hacer es estar preparado para reaccionar lo antes posible. ¿Cómo? Depende de cuál sea el problema obviamente.

—Entiendo. ¿Podría darnos algún ejemplo?

—Hoy sabemos que la mortalidad del virus es bajísima, de hecho menor a la de algunas cepas de gripe estacionales. El problema es su capacidad de contagio que es muy alta, pero eso lo desconocíamos cuando llegó con fuerza a New York. Por lo tanto, se tendrían que haber eliminado las posibilidades de contagio de raíz. Reducirlo en gran medida, como hicieron tan bien los coreanos y sobre todo los taiwaneses. Se tenían que haber utilizado mascarillas desde el minuto uno, manos lavadas, precauciones en los centros laborales, las escuelas, en los hogares, limitar o interrumpir aquellas actividades en las que podía darse el contagio… Acabar con el virus antes que atacara.

—¿Y eso hubiera sido suficiente?

—No, pero hubiera reducido notablemente el contagio en la primera fase y lo habría alargado en el tiempo, manteniendo una cierta normalidad en nuestras vidas. No lo que tenemos ahora.

—¿Cree que ahora podríamos estar en una situación diferente?

—No lo sé. Soy ingeniero, mis armas son la técnica, la ciencia, los números… Pero trabajo para las personas, para mis conciudadanos.

—Las encuestas indican que el nivel de satisfacción público es muy bajo. Somos muy críticos con el Gobierno, aunque más con el Federal y el Estatal, que con el Ayuntamiento.

—Los políticos muchas veces viven, perdón vivimos, ahora no puedo excluirme, alejados de la realidad. Tras cortafuegos y equipos que nos restringen y dosifican la información, para que no suframos, dicen. Nick Lee es quien se encarga de hacerlo en mi equipo y no es muy bueno —los presentes ríen la ocurrencia—, él es más de darme baños de realidad, cosa que agradezco. No se puede dar una respuesta efectiva, si no se conoce la realidad. El Ayuntamiento está mucho más cerca de los ciudadanos. Yo estoy todo el día preguntándoles cómo quieren que sea su ciudad. Tengo canales abiertos permanentemente y reviso toda la información en persona. Cualquier cosa relevante que llegue para otro departamento, la envío al concejal responsable.

—La oposición dice de usted que es un populista.

—Si hacer lo que he dicho es ser un populista, lo soy. Es más, prefiero que algunos me llamen populista, a demostrar con mis acciones que en realidad soy un imbécil. Los ciudadanos sabrán ver la diferencia, no se merecen políticos imbéciles.

—¿Está llamando imbécil a la oposición?

—En absoluto. Los imbéciles saben quienes son. Pero no creo que vayan a ver esta entrevista, ¿no cree?

—¿Cree que Bill Gates no lo hará?

El concejal duda un instante. Si dice que no, estará llamándole imbécil. Si dice que sí, sonará prepotente.

—Supongo que el presidente Gates estará ocupado en otros menesteres, en lo que se le da bien, dirigir una empresa, un país o lo que sea. No le imagino viendo una entrevista de un concejal de pueblo.

—Se lo planteo de otra forma Sr. Kennedy ¿el presidente Gates ha gestionado mal la crisis?

—Justo lo contrario. El presidente Gates se la encontró puesta cuando reemplazó al presidente Baiden a finales de 2021. Trump había dejado un desastre mayúsculo, Baiden y sobre todo Gates volvieron a encarrilar nuestro país.

—¿Trump descarriló a América?

—Oscar, si me lo permite ¿qué son para usted más de 100.000 muertos y una economía arruinada?

—No suelo responder preguntas de un entrevistado, pero son un desastre, se mire como se mire. Volviendo a la entrevista, la actividad de Bill Gates antes de ser Presidente, ha sido largamente cuestionada: sus amigos chinos, los miles de millones que ha recibido su fundación o los pobres resultados que aparentemente han logrado. Aquí no parece que se salve nadie.

—No conozco lo que menciona. Pero si Trump o Gates han incumplido la Ley, estamos en los Estados Unidos de América, nadie está por encima de la Ley. Nadie.

—Pasemos a otro tema, algo que interesa a nuestros lectores locales, ¿hay algún plazo para el nuevo plan urbanístico?

—No hay ninguna novedad destacable. Trabajamos todos los días en los planes urbanísticos, hay varias personas dedicadas al tema, pero no hay ninguna noticia que pueda adelantar.

La entrevista transcurre durante unos minutos más. Kennedy ha dejado su mensaje y Oscar tiene el material que necesita. 

—¿Nos ha quedado una entrevista interesante? —pregunta el concejal mientras le quitan el micrófono.

—Creo que sí —contesta Oscar.

—Os ha quedado polémica —Intervine Nick—. Tendrá una buena audiencia.

La entrevista tendrá aún más relevancia, pero por diferentes razones a las que imaginan.

Continuará…

Si quieres empezar desde el principio, aquí tienes el primer capítulo. Y luego dale a Siguiente.

©HomoInternauta.com 2020. Todos los derechos reservados.

Compartir

Anterior

Malote’s Way

Siguiente

#PandemiaddictRocks

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2020 - Josie Udoccu · Quién  & Tema de Anders Norén