Cómo empezamos a vivir online, sojuzgados por la tecnología y los poderosos. Una historia del futuro

Renacimiento II

"(El virus) llegó más tarde, así que tuvimos una alerta (en lo que estaba pasando en Italia y España) de qué podría pasar", le dice a BBC Mundo Agnieszka Sowa-Kofta, especialista en Salud y Política social del Centro para la investigación social y económica (CASE) polaco.

"Sabiendo que nuestros sistemas de salud son más pobres en términos de financiación, equipamiento, preparación… las autoridades en todos estos países se comprometieron con una acción muy rápida".

M. Pichel, BBC News Mundo · 2020

Video del Congreso virtual en Pink-a-Gram Rooms. Hace dos años

Ivana ha encontrado un hueco para seguir viendo la conferencia de Joana Rivera en el Congreso. Lo retoma donde lo dejó.

Sigamos con China, hay bastante interés por este tema, D.E.L dice que han sido los más eficaces. Bueno, respecto a la gestión de la crisis, no se puede evaluar objetivamente, porque no disponemos de información suficiente. Lo que sabemos es que fueron capaces de cerrar una ciudad. Aunque eso ha quedado en nada, comparado con Italia o España, que cerraron países enteros. 

El corazón se lleva la mayoría de los votos.

”¿Se pueden cuestionar las cifras chinas?” Dice A.W. Por supuesto que hay que poner en duda el número de muertos. Es más que probable que sean bastantes más de lo que indican las cifras oficiales. Millones de bajas en líneas de móvil podrían indicarlo así. O no.

Las preguntas, las caritas y las votaciones indican que hay una enorme división. Joana es consciente de que hay que apuntalar esa reflexión.

Permitidme aclarar mi respuesta. La aparente eficacia china tendría más que ver con el control de la información, con la censura, que con los resultados reales. Es un modelo basado en un control férreo del Estado sobre la ciudadanía y todas sus estructuras. Seguro que muchos “líderes” occidentales salivan ante la idea de poder hacer algo parecido. 

F.E dice “Pero los chinos recuperaron su economía de forma asombrosa, lo que no hicieron otras economías…”. Bien, en cuanto a su rápida recuperación es lo esperable, los chinos son expertos en producir mucho y barato. Tienen una industria eficiente, sólida, que no se ha construido solamente a golpe de subvenciones, que sale adelante porque es competitiva. Eso es algo que no se puede improvisar, ni crear desde un Estado por rico que sea. Si no hay consumidores que compren esos productos, local y globalmente, si no hay un mercado al que se aporte valor, no es posible que el sistema sobreviva. Tardará años o décadas, pero se acabará hundiendo.

Joana espera alguna reacción notable, pero no se da.

Y un Estado que no facilite las condiciones para que lleguen los productos adecuados a sus ciudadanos, no es útil para ellos. Tal vez lo será para otros, para las castas económicas o políticas, pero no para la mayoría y acabará enterrado por la deuda y la inflación. No hay más.

No es la primera vez que utiliza este tipo de argumentación, es consciente de la reacción que provoca. Los estatistas y liberales suelen entrar en una batalla dialéctica sin fin, pero a la mayoría le gusta que se meta caña a los políticos y a los ricos.

U.M. pregunta “¿Juegan los chinos con ventaja?”. Por supuesto, China tiene sus condiciones, incluso sus trampas, ¿qué país no las tiene? Pero cualquiera que se adapte a sus normas tiene un lugar en su mercado. No sé si responde esto a tu pregunta.

De nuevo espera alguna reacción que no ocurre.

Pero lo cierto es que lo que sirve para ellos no se puede aplicar sin más a otros países. Ni fomentando la industria a golpe de decreto ley como algunos reclaman periódica y mágicamente. Yo puedo hablar de España, una sociedad hiper-regulada en todos los aspectos, en la que una mayoría de ciudadanos aspira a que el Estado les lleve de la mano desde la cuna a la tumba.

La reacción ahora es más positiva que negativa. Pero está muy igualada.

Así que parece complicado, salvo en estados totalitarios con un firme control de todos los resortes. Dictaduras benevolentes, tecnocráticas y altamente eficientes, que permanecen largos periodos en el poder. En las que también hay corrupción, aunque se haga de forma sutil, porque el castigo es la cárcel o la muerte. Necesitamos tanto el progreso, como la libertad. La libertad sin progreso es un sinsentido. El progreso sin libertad es imposible. Una opción progresista liberal es lo más racional.

La confusión se mantiene, la reacción sigue estando casi empatada entre el verde y el rojo, pero con un azul mayoritario. Joana los tiene donde quiere, desconcertados.

En cuanto a la gestión de la crisis, es complicado comparar con otros países asiáticos donde los modelos son diferentes. Lo que tienen en común es que son Estados altamente eficaces que actuaron con celeridad, imaginación y decisión. Frenaron el virus, controlaron la propagación, hicieron seguimiento a los contagiados y alinearon todos los recursos disponibles, empezando por los sanitarios.

H.N. dice “Se ha demostrado que la sanidad pública es necesaria”. Sin duda, pero con un matiz importante, en esos países la sanidad es pública aunque está operada principalmente por el sector privado. Cuentan con presupuestos más pequeños, tienen que ser tan eficientes en el gasto como sea posible. No pueden permitirse vivir en el dogma permanente al que nos hemos acostumbrado en Europa: lo público es sagrado.

La actividad va disminuyendo, hay menos reacciones. La audiencia está asimilando lo que dice.

”¿Por qué ocurre solo en Oriente?” pregunta L.I. Porque sus ciudadanos no permiten que se les trate como a niños pequeños. Sus políticos se juegan mucho, no como en Occidente. El sistema de alternancia permite que uno de los bandos permanezca en el poder por largos periodos de tiempo. Solo los partidos emergentes tienen interés en romper esta inercia, también con el propósito de llegar al poder y eliminar a sus competidores. En Asia son más bestias con sus políticos, les toleran menos despistes.

Dice J.H. ”¿La falta de reacción de los Estados es equiparable a la de sus respectivas sociedades?” Es una pregunta que me planteo a menudo, que nos hacemos muchos. Por mi parte creo que la infantilización de las sociedades se ha contagiado también a la maquinaria estatal. Es llamativa la torpeza con la que han respondido gobiernos e instituciones. El patinazo ha sido tan descomunal, que la democracia, el Estado, el modelo de gobierno, el sistema en su conjunto, han sido cuestionados por la gestión del coronavirus.

Los verdes superan el 60% y hay muchos más en el neutro que en el rojo. El corazón es el emoticono mayoritario.

Resulta pues que el Estado, que nos retiene una buena parte de la renta para proteger nuestra salud y darnos seguridad en la vejez, ha fallado estrepitosamente en ambas responsabilidades. El Estado se ha quedado sin coartada para administrar una parte importante de la renta de los ciudadanos.

Hace una pausa dramática, para comprobar el efecto de sus palabras. Ligera subida del verde y el rojo, en detrimento del azul. Va bien.

Ivana detiene el video. Lo que cuenta la profesora española le parece bastante razonable, pero el cuerpo le pide más. Hay bastantes cosas sobre las que reflexionar. Seguirá en otro momento, ahora hay que trabajar.

Continuará…

Si quieres empezar desde el principio, aquí tienes el primer capítulo. Y luego dale a Siguiente.

©HomoInternauta.com 2020. Todos los derechos reservados.

Compartir

Anterior

#PandemiaddictRocks

Siguiente

Homo Internauta. Capítulos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2020 - Josie Udoccu · Quién  & Tema de Anders Norén