Cómo empezamos a vivir online, sojuzgados por la tecnología y los poderosos. Una historia del futuro

El nacimiento de Sadboy

Out of the ruins, out from the wreckage
Can't make the same mistake this time
We are the children, the last generation
We are the ones they left behind
And I wonder when we are ever going to change it
Living under the fear till nothing else remains
We don't need another hero
We don't need to know the way home
All we want is life 
Beyond the thunderdome

Salimos de las ruinas, salimos de entre los restos,
no podemos cometer el mismo error esta vez.
Somos los hijos, la última generación, 
somos los que ellos dejaron atrás.
Y me pregunto cuándo vamos a cambiarlo, 
viviendo bajo el miedo, hasta que no queda nada más.
No necesitamos otro héroe, 
no necesitamos saber el camino a casa.
Todo lo que queremos es una vida 
más allá de la cúpula del trueno. 

We don't need another hero
Tina Turner

Conversación online

El video aparece como bloqueado, no se ve nada en la pantalla. Ambos participantes han elegido no mostrar su imagen en el Koo. Las voces también llegan distorsionadas, para impedir su identificación.

—Hola.

—Hola. ¿Eres de Verum?

—Así es, soy Dorsett —Ivana da su nombre de guerra—. ¿Cómo debo llamarte… Sadboy?

—Sí… Así está bien —responde Yi.

—Muy bien ¿qué quieres?

—Alguien de DG me ha dicho que eres la persona que me puede ayudar a publicar ciertos contenidos.

—Sí, por eso estamos hablando. Alguien te ha recomendado.

Lazymove es uno de los líderes de DigiGang, el grupo de hackers chino. Mantiene una relación profesional con Ivana, comparten objetivos, le dejó un mensaje en el buzón de Verum solicitándole una entrevista. En la reunión le contó un poco la situación, tenía que ver con el asunto de la rotura de la presa, han aparecido documentos comprometedores. Es algo que los hackers chinos no pueden manejar sin que al final se acabe sabiendo, rodarían cabezas literalmente. Solo dos personas dentro de los DG están al tanto. Entendiendo la gravedad de la situación Ivana se avino a tener una charla con su conocido.

—¿Cómo funciona esto?

—Pues cuéntame cosas y vemos qué puede hacerse.

—Tengo informes oficiales y otros recopilados por gente que ha trabajado durante años en la Presa de los Mil Años, que advertían de los problemas que tenía la construcción y los riesgos, en el caso de fuertes lluvias, de grandes crecidas…

—Muy bien. ¿Esos informes se pueden autenticar de alguna forma?

—Pues algunos tienen toda la traza digital de los registros chinos. Otros simplemente son informes de empleados, equipos de mantenimiento, algunos firmados, la mayoría correos electrónicos…

—¿Qué porcentaje de los documentos tiene algo que los haga creíbles?

—Creíbles creo que son la mayoría por el contenido, los informes de laboratorio y la secuencia. Cualquier especialista, un ingeniero, dirá que no son un montaje, llevaría años cocinarlo. Además ¿quién esperaría que la presa se fuera a caer?

—Tiene sentido.

—Hay bastantes fotos, hay unos cuantos vídeos. Pero te los enviaría más tarde, tengo que revisarlos antes para que no haya nada comprometedor para nadie.

—Comprendo. ¿Sabes cómo alterar los metadatos?

—Sí, Lazymove me ha dado instrucciones de cómo proceder.

—Perfecto ¿de qué volumen estamos hablando?

—Más de mil quinientos archivos.

—¿Qué peso tienen comprimidos?

—No llega a los 20GB.

—Necesitaré los documentos originales o dos copias: originales más modificados. Tenemos que “certificar” la autenticidad de lo que nos llega. Una vez lo revisemos los originales se destruyen. Si solo recibimos originales, entonces nosotros modificaremos todos los metadatos. Cualquier referencia a nombres o datos que aparezcan, debes cambiarlos tú, nosotros publicaremos lo que envíes sin tocar nada. Haremos una revisión al traducir, pero a no ser que haya instrucciones específicas no se altera ni una coma. ¿Estamos de acuerdo?

—Sí, me parece razonable. Vosotros sois los profesionales, me decís cómo lo hago y lo hago.

—Muy bien, eso es suficiente. Podemos difundirlo, si es lo que quieres. Te facilitaré un buzón donde dejar los documentos, sigue las instrucciones que te han dado.

—Ok, espero esos datos. ¿Quién se hará eco?

—Los medios de comunicación principalmente, blogs de actualidad, de política, y en una primera fase otros grupos de hackers.

—¿Anonymous, Wikileaks…?

—No lo sé. Ellos forman parte de la lista de difusión, pero están en otra guerra, más especializados en… digamos temas occidentales.

Ivana da un trago a su refresco, antes de continuar.

—Si quieren hacerlo los documentos los tendrán disponibles, es su decisión. ¿Puedo preguntarte por qué haces esto?

—Porqué me parece importante que se sepa.

—Ya. ¿Pero hay alguna motivación digamos personal…?

—Claro. Todo es personal en algún grado.

—Entiendo que no quieras hablar, no te preocupes. Lo que me has dicho es suficiente Sadboy.

La línea permanece en silencio durante unos segundos. No es la primera vez que Ivana pasa por esta situación y sabe que debe darle tiempo.

—China ha fallado a sus ciudadanos y lleva haciéndolo demasiados años. Yo he vivido, nacido y crecido con el Partido, por eso sé que esto volverá a pasar. Puede que no sea tan grave o tal vez mucho más, no sabemos lo que puede ocurrir en el futuro. Lo que está claro es que ni nuestro país ni nuestro gobierno van a estar del lado de los ciudadanos. Solo velan por la continuidad del monstruo en que se ha convertido el Partido Comunista Chino.

—¿No hay esperanza de alguna apertura?

—De ninguna manera. No es posible. En el momento que aflojen la presión todo se desmoronaría… Como la presa.

—Comprendo.

—La gente como yo, los técnicos, los científicos que se meten a políticos, los que formamos parte de ese engranaje, somos los más inmorales. No tenemos en cuenta el daño que se causa a cada persona, a cada familia, solo se ve un rebaño de 1.400 millones de individuos, al que hay que mantener bajo control, y en función de ello se decide. Es una cifra enorme y vemos solo números.

—Si no quieres responder no lo hagas, pero necesito hacerte una pregunta ¿has tenido algo que ver directamente con esto, te has visto afectado de alguna manera?

—Sí, a ambas preguntas. Yo he estado en esa piel durante años, demasiados, no he vivido en la mía y por ello he perdido a mi familia. Por inepto, por cobarde…. Y también por su culpa.

—Lo lamento Sadboy. De verdad que siento tu pérdida. Nos encargaremos de que todo esto se conozca. ¿Alguna otra instrucción?

—No. Lo dejo en tus manos Dorsett. Hoy quedará subido al buzón.

—Muy bien, nos pondremos manos a la obra inmediatamente. En unas 48 horas empezaremos a difundir los primeros documentos.

—Gracias Dorsett.

—Suerte Sadboy. Si necesitas cualquier cosa ya sabes cómo contactarme. A partir de ahora deberás ser muy cuidadoso. Irán a por ti. Y si caes tú, podemos caer todos.

—Lo entiendo, tendré cuidado. Gracias por tu ayuda.

Continuará…

Si quieres empezar desde el principio, aquí tienes el primer capítulo. Y luego dale a Siguiente.

©HomoInternauta.com 2020. Todos los derechos reservados.

Compartir

Anterior

Juegan blancas en China

Siguiente

Lorensen & Cia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2020 - Josie Udoccu · Quién  & Tema de Anders Norén