Cómo empezamos a vivir online, sojuzgados por la tecnología y los poderosos. Una historia del futuro

Reunión de hackers

I was paying for drugs, on the internet
I was feeling invincible, with my VPN
Now a hacker's stole me credit card number
And my identity too
They're acting as me
And there's nothing I can do!

Estuve comprando drogas, en internet
Me sentía invencible, con mi VPN
Ahora unos hackers me han robado el número de la tarjeta
Y también mi identidad
Me han suplantado
Y no puedo hacer nada!

Identity Theft
The Chats

Algún lugar sin identificar en Estados Unidos

En una amplia habitación apenas iluminada por la luz de las pantallas y los leds parpadeantes de decenas de ordenadores y dispositivos de comunicaciones, tres individuos discuten acaloradamente en el “Centro de Control de Verum”, como le llaman pomposamente más en broma que en serio. En realidad estos solo son una pequeñísima parte de los recursos informáticos con los que cuentan. Tienen sus sistemas repartidos por centros de datos y servidores que han hackeado por todo el mundo. Esta es la única parte en la que se permiten colocarse al otro lado de la línea, pero es que poner sus recursos en la nube de Amazon o la de Microsoft y pagar con una tarjeta de crédito, como que no encaja con su forma de ser. Utilizar los recursos de países “amigos” como hacen otras organizaciones muy conocidas, no es algo que tenga el más mínimo sentido si quieren permanecer neutrales. Deber favores a americanos, chinos o rusos no es lo suyo.

Otros ocho miembros más del grupo de hackers Verum2 participan en el debate. Se les ve en un gran panel formado por una docena de pantallas. Unos muestran su rostro, otros utilizan máscaras y algunos usan avatares reivindicativos o simplemente divertidos para ocultar su identidad. En la pared destaca un gran póster con los diez principios con los que se compromete cualquiera que se una al grupo.

—Al final tenías razón —apunta LoL16—, lo de la presa no ocurrió sin más.

—Sí —confirma Boris—, Dorsett nos ha enviado la información y ha indicado que es prioritario. Ahora ¿qué hacemos?

—Pues denunciar, no vamos a quedarnos callados —sostiene alguno de los que está en la pantalla—. Esto tiene que darse a conocer. 

—Es para lo que estamos aquí ¿no? —quien habla es AKA—. Si lo contamos, los chinos no se lo van a tomar a mal, digo…

Un denunciante que se hace llamar Sadboy les ha enviado información. Contactó con Dorsett a través de DigiGang, un grupo de hackers chinos relacionado con algún estamento “oficial”. Les ha hecho llegar cientos de documentos con datos precisos que explicarían el colapso de la presa. La información está siendo revisada y traducida en ese momento. Llevará días que esté todo disponible en inglés, pero la jefa de los Verum, ha dado instrucciones para que en menos de 48 horas se intente hacer pública al menos una parte de la información.

—¿Estamos todos de acuerdo? —pregunta LoL16. Se escuchan varias confirmaciones.

—¿Es necesario votar? —pregunta BorisZ, los noes ahora son más claros—. Entonces tenemos que pensar cómo vamos a hacerlo.

—Antes de darlo a conocer, tal vez deberíamos encontrar algo más de información… —sostiene Switch, su voz llega distorsionada artificialmente, nadie sabe si es hombre o mujer.

—O guardárnosla —apunta Connor la otra miembro que está en la habitación—, y sacarla en un momento más conveniente…

—¿Más conveniente? —reacciona LoL16—. Tú has visto lo que ha pasado en Hubei, ¿verdad? Ahora es el momento conveniente, es necesario que la gente se entere.

AKA, apenas escucha la discusión, perdido en en sus pensamientos. Tiene la vista perdida sobre la bandera de Verum2 que ocupa la pared enfrente de la pantalla. La característica máscara de Anonymous con una interrogación. Unos cuantos miembros de Verum provienen de Anonymous, algunos han pasado también por WikiLeaks y finalmente acabaron creando una escisión. No comparten la visión de estos grupos y son partidarios de mostrar toda la información sin guardarse nada. Creen que un movimiento que pretende sacar la basura de los poderosos, no puede elegir entre unos y otros. Toda la mierda debe salir a la luz, independientemente del color que tenga. El color político, por supuesto.

Como buenos hackers saben encontrar lo que buscan, siempre. Porque alguien les cuenta algo, o porque directamente se meten en el sistema que haga falta, lo destripan y se llevan lo imprescindible. El mundo no puede ser ideal, hay que romper algún huevo, pero ellos van con la verdad por delante. A partir de la información que difunden allá cada uno con su conciencia.

Algo le saca de su ensimismamiento y asiente automáticamente, aunque nadie le ve. Él utiliza como avatar el emoticono pensativo. Está de acuerdo en lo que se ha dicho hasta el momento, cree que es necesario que lo recibido se publique cuanto antes. Es de los más jóvenes del equipo, aunque nadie es consciente. O igual sí, porque con esta gente nunca se sabe si algo de lo que dicen sobre ellos mismos es verdad. Mentir con la edad no fue difícil, resultó bastante creíble, dado su conocimiento sobre ordenadores, redes, seguridad… Además, no es necesario que se vean y por suerte para él, ese cambio de voz que sufrió con apenas 13 años le ha venido muy bien.

—Pues entonces a saco —dice una voz masculina—. Tenemos que inundar las redes sociales. 

—¿Las redes sociales? ¿Facebook, Twitter…? Estáis locos —sostiene Connor—. Nos censurarán y bloquearán en diez minutos. Hay que regenerar los vídeos cientos, miles de veces. Tenemos que poner a los bots publicando sin parar.

—Claro eso. Pero no todas nos bloquearán —apunta Switch—. Podemos publicar en Mastodom, y sobre todo en Pink-a- Gram, está creciendo mucho. Hay que aprovechar todas las que no tengan censura.

—Muy bien, pero de todas formas hay que concretar la estrategia —insiste Connor, más cauta—. Que luego se nos va la mano y ya sabemos como acaba esto…

—Estoy de acuerdo con Connor—afirma BorisZ con decisión, apoyando la propuesta—. Vamos a pensar un poco cómo hacerlo y os comparto el plan de trabajo. ¿Algo más?

Solo se escucha algún asentimiento. LoL16 también muestra su conformidad.

—Con los datos que tenemos nadie se nos va a adelantar, muchachos. 

—Así es. Vamos a reunirnos en una hora —BorisZ pide la aprobación del grupo—. ¿Os parece?

Con un sí más rotundo el grupo acepta la propuesta por unanimidad. Mientras se despiden y se van desconectando, Ivana que tiene otro nick además del de Dorsett, ha estado observando la reunión sin intervenir. Enviará sugerencias bajo sus dos alias.

Continuará…

Si quieres empezar desde el principio, aquí tienes el primer capítulo. Y luego dale a Siguiente.

©HomoInternauta.com 2020. Todos los derechos reservados.

Compartir

Anterior

AKA, contigo quería hablar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2020 - Josie Udoccu · Quién  & Tema de Anders Norén