Cómo empezamos a vivir online, sojuzgados por la tecnología y los poderosos. Una historia del futuro

Juego de Tronos

La verdadera razón por la que Apple hizo que el iPhone SE fuera tan barato: Ahora Apple son servicios

Lanzado a principios de este mes, el iPhone SE arranca en los $399 para el modelo de 64 GB. En comparación con el iPhone XR y XS, que parten de los  $749 y $999, respectivamente, es realmente barato. Pero los servicios a los que querrás acceder a través del teléfono no lo son.

Apple ha ideado lentamente nuevas formas de atrapar a las personas en su ecosistema. Solo en el último año, la compañía lanzó Apple Arcade, un servicio de suscripción de juegos, por $4.99 por mes; Apple TV+, su servicio premium de transmisión de TV, también $4.99 al mes; y News+, a $9.99 por mes.

Eso se suma a los servicios que la compañía ya ofrecía, como el almacenamiento de iCloud, que oscila entre $0.99 y $9.99 por mes para 1 TB adicional de almacenamiento en la nube; Apple Music, a $9.99 por mes; y el seguro AppleCare, que viene a $7.99 al mes para el iPhone SE.

O. Willians, One Zero · 2020

Oficinas de Pink-a-Gram, Sydney

Al día siguiente Raul comprueba su móvil, Elga no ha leído su mensaje… Le gusta su juego entre inocente y descarado. No le importaría compartir con ella algo más que negocios. Si ayer la charla fue interesante, en un entorno más íntimo podría ser de lo más excitante, él gana en las distancias cortas.

Contactar con Elga fue sencillo, cuando empezó a frecuentar esa pandilla que forma la gente selecta. Raul solo tuvo que hablar con el amigo de alguien que conoce a la amiga de alguien y voilà!. Los dos acudirían a lo de Promesas de la Internet Australiana.

Conseguir hablar con la influencer a solas fue algo más complicado, pero utilizando sus encantos pudo acercarse a ella. Nada más verla Raul fue consciente del valor de Elga para Pink-a-Gram. Es un experto, sabe exactamente el potencial del que tiene delante y lo provechoso que será atraerla al proyecto. Será beneficioso para ambos. Aunque las motivaciones sean distintas. 

Sale de su ensoñamiento para pensar en lo curiosas que son algunas de las asociaciones que está cerrando. Gente con la que compartir proyectos en común, con motivaciones que en ocasiones no lo son. O sí, porque después de todo cada uno lo que quiere es lograr el éxito, conseguir sus objetivos… ¿No?

Su cabeza vuelve a la noche anterior, en la magnífica terraza del Sheraton.

—¿Sabes Elga? Es fantástico el éxito que has logrado. Una estrategia muy adecuada. A Pink-a-Gram le vendría muy bien contar con una profesional como tú en nuestro equipo.

—Bueno, yo ya tengo un trabajo.

—Sí es cierto, nadie lo hubiera dicho hace unos años, que ser el ídolo de la gente fuera un trabajo.

—Bueno, tampoco hace años crear una pandilla global hubiera sido imaginable…

Es lista, piensa Raul. No será necesario ser tan sutil, para acercarse un poco más…

—La gran pandilla… algo de eso hay. Y lo bueno es que aquí cabemos todos. Los padres, los abuelos, los chavales… Solo que unos aportan más que otros. Pasa en todos los grupos. Unos lideran, otros siguen, otros están como si no estuvieran. Y tú estás entre los primeros. Casi diría que eres la reina, cualquier cosa que digas es ley.

Elga sonríe, seductora. Deja que se siga acercando, a ver qué tiene que ofrecer.

—¿Te ríes? dice Raul.

—Sonrío, por un momento he pensado que me estabas haciendo la pelota —lo dice de esa forma encantadora, con su peculiar acento.

—Es una estrategia que me funciona bien, así sé si debo seguir por ese camino o retirarme.

—¿Y qué harás?

—Elga, ¿no te gustaría ser la reina de Pink-a-Gram? Una red más abierta, flexible, sin censura, usuarios nuevos, y bueno, la compensación adecuada que tu valía merece…

—¿Y qué hago con mis seguidores?— pregunta mohína y un tanto burlona—, no los voy a dejar abandonados…

Directa, piensa Raul

—Una reina no deja a sus súbditos abandonados… 

—Y nosotros sabremos apreciar y agradecer tu preocupación por ellos…  inmensamente.

—No lo dudo, pareces un hombre generoso —ahora la sonrisa es un poco más perversa.

Raul la mira todo lo cerca que le permite la distancia de seguridad. Es hermosa, de una belleza fría, calculadora. Emana una mezcla de sensualidad y contención que le resulta excitante. 

Va a decir algo cuando les interrumpe su asistente. 

—En un minuto empieza el brindis —les apremia.

Mientras entran contempla sin disimulo sus andares de gacela. La detiene suave pero firmemente antes de dirigirse a sus respectivos asientos.

—¿Pensarás en lo que hemos hablado?

Elga sonríe, dando un último trago a la copa que deja al asistente de Raul, agradeciendo con un gesto su amabilidad.

—Es posible. Nunca rechazo una propuesta… si es interesante. Dame tiempo, no me gusta tomar decisiones precipitadas. Mándame tus datos.

—Claro…

Raul la ve dirigirse hacia el escenario donde le harán entrega del premio. Esta chica reinará donde se proponga y quiere que sea en su reino…

Continuará…

Si quieres empezar desde el principio, aquí tienes el primer capítulo. Y luego dale a Siguiente.

©HomoInternauta.com 2020. Todos los derechos reservados.

Compartir

Anterior

Renacimiento I

Siguiente

Adoctrinar no está bien ¿no?

2 comentarios

  1. LUISA JIMENEZ

    Vuelvo a decirlo por si no has visto el comentario antes ¿Por qué no pones un botón para valorar (el de las 5 estrellas por ejemplo) las entradas?
    Si además tuviera un contador veríamos cuántos se asoman a leer tus historias.

    • Si lo has dicho, no lo recuerdo, sorry. Pero es buena idea. Voy a ver como puede hacerse. Aunque estos comentarios son mucho más valiosos para mí. No espero tener miles de lectores mañana. Todo se andará

Responder a josie Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2020 - Josie Udoccu · Quién  & Tema de Anders Norén