Cómo empezamos a vivir online, sojuzgados por la tecnología y los poderosos. Una historia del futuro

Mil años de grandeza

Esta emergencia mundial tiene como efecto acelerar cambios que se estaban poniendo en marcha desde hace ya años: el cambio hacia nuevas formas de trabajo no presencial, con la difusión del teletrabajo; el cambio hacia formas de producción y consumo, compatibles con la emergencia climática; el cambio acelerado hacia la digitalización y la automatización [...]; el cambio hacia formas de gobernanza mundial, para hacer frente a amenazas que son también globales como es esta pandemia

Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno de España
Congreso de los Diputados. 22 de abril de 2020

Presa de los 1000 Años
Río Yangtsé, China

Yi no es un trabajador cualquiera. Es Subdirector de la Presa de los 1000 Años, con más de dos millares de operarios bajo su mando. Aunque podría haber llegado a ese puesto por su cualificación, es un experimentado ingeniero, lo cierto es que no lo habría logrado sin la ayuda de su padre. Yi Xiaojian es un importante dirigente del Partido Comunista Chino, que hizo todo lo que estuvo en su mano para colocar a su hijo. El nombramiento de subdirector fue una decisión política, más que técnica.

Cuando su padre le propuso la posibilidad de trabajar en la presa, no lo dudó ni un instante, era una oportunidad irrenunciable. Cuando el director se jubile en cuatro años, él será posiblemente quien ocupe su puesto. Y en China, a partir de ahí el cielo, el cielo es el límite. La presa es un pasaporte al éxito. Si todo va bien.

La Presa de los 1000 Años hace honor al calificativo de obra faraónica. Sus dimensiones son difíciles de asimilar: 2,6 kilómetros de largo y 240 metros de altura. Hicieron falta más de 20 años de trabajo, 50.000 operarios, y 60 millones de metros cúbicos de cemento para finalizarla. Su construcción afectó a millones de personas, que fueron desplazadas de las zonas que inundaría el agua. Recursos ingentes, destinados a crear la obra hidroeléctrica más grande del mundo. Una presa que sería la encargada de dominar las periódicas crecidas del Yangtsé y aprovechar la inmensa energía que encierra el caudaloso río.

Las turbinas que mueven el agua del embalse producen más de 100 terawatios/hora de energía eléctrica en un año. Es casi el doble de la que precisa en el mismo tiempo todo Portugal. La mitad de la que consumen España o Australia y un tercio de la que necesitan los británicos. Sin embargo, la energía que la presa genera en un año apenas cubre cuatro días de la electricidad que precisa China.

El Subdirector de la presa tiene claro que no hay margen para el error. Pondrá a trabajar a Heng discretamente, para constituir un equipo de crisis que evalúe la situación. Si la grieta se queda así o no crece mucho más, fantástico, pero si existe alguna posibilidad de que vaya a más, por remota que sea, deben tener claro cómo actuar.

Continuará…

Si quieres empezar desde el principio, aquí tienes el primer capítulo. Y luego dale a Siguiente.

©HomoInternauta.com 2020. Todos los derechos reservados.

Compartir

Anterior

Dos contra uno

Siguiente

Pink-a-Gram, FPAS y más

2 comentarios

  1. LUISA JIMENEZ

    Wow!!! Un subdirector que organiza un equipo de crisis antes de que se presente, y sin seguir los cauces habituales… esto promete. A ver dónde nos lleva.

  2. Victoria

    Bien!

Responder a LUISA JIMENEZ Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2020 - Josie Udoccu · Quién  & Tema de Anders Norén